El gato triste y azul

viernes, noviembre 26, 2004

Cambiando un poco la rutina...

Hoy me llamó una compañera del trabajo para salir a comer juntas.

Es muy chido cuando te buscan para platicar, contarte sus penas y pedir algunos consejos. Y dicen que les gusta platicar conmigo porque digo las cosas como van, así me gusta hablar, con la mera neta del planeta... Pau traía algunas broncas y platicamos a gusto... y a mi también me sirve mucho hablar y compartir lo que traigo dentro. Me gusta ayudar a los demás, escuchar y que me escuchen, y al final un "gracias" sincero siempre me deja un muy buen sabor de boca.

Será por eso que tengo tantos amigos??

O será que de plano soy buena consejera... tal vez.