El gato triste y azul

sábado, diciembre 25, 2004

Navidad

Bien dijo mi mamá anoche que esta nochebuena se rompió record en la casa... pero récord de ausentes, de parientes borrachitos y de desveladota... todo estuvo medio apachurradon. Fuimos muy pocos y todo estuvo muy tranquilo, los únicos niños en la casa fueron Adrian, de 3 años y el bebito Omar, de 9 meses, así que hicieron falta risas, gritos y demás, aunque fué una buena noche... la sensación fueron un par de regalos que hizo Ale, unos masajeadores para la cabeza y la espalda que parecen arañas, según para relajarse y desestresarse, jajaja, creo que a todos nos relajó demasiado porque a las dos de la mañana ya estábamos todos en nuestras camitas...

Recuerdo cuando era chiquita, y habíamos muchos niños en navidad, y todos dábamos lata, y rompíamos piñatas y moríamos por abrir los regalos, y llegaba Santa por las escaleras en lacasa de la abuela Tita, y todos nos ibamos a acostar temprano para jugar con los regalos el 25 desde tempranito. Las cosas han cambiado mucho, ya la mayoría somos "grandes", Santa ya no deja regalos aquí... ahora tienen casi que llevarnos de las orejas al árbol para abrir los regalos... y en vez de irnos a acostar temprano ahora acabamos los primos emborrachándonos con los tíos y pasándola también muy a gusto.

Por otro lado pude ver a Car en la tarde y darle su regalito, haberlo conocido este año y haber conocido los blogs y a toda la gente que me ha traído esto ha sido lo mejor que me ha pasado este año sin lugar a dudas...

Hoy vienen a comer casi todos... seguro será mucho más divertido que anoche.

Y ojalá mañana en el café no seamos pocos bloggers ;) recuerden: Starbucks de Centro Coyoacán a las 5 de la tarde.

Más abrazos!!