El gato triste y azul

miércoles, diciembre 08, 2004

Vaya día

Hoy fué un día de carreras y muuucha, mucha presión...

Llegué a la oficina a las 8, una hora antes de lo normal, para adelantar trabajo... todos vueltos locos en la redacción.

A las dos se ofrecieron a ayudarme a llevar mi tele nueva a Toluca, le avisé a Qix y nos lanzamos para allá Gil, Memo y yo en el nuevo Serie 1 de BMW (wow!! está increíble el carrito), se supone que tendríamos que estar de regreso a mas tardar a las 4 de la tarde, pero la esposa de Gil nos invitó a comer (y nos dió pena decir que no si ya tenía todo preparado), y después pasamos a la pista de Pegaso a cambiarle el coche a Roke... regresamos a 180 k/h por la autopista México-Toluca en un Mitsubishi Lancer... (confieso que tenía un poco de miedo, pero Gil es excelente conductor, no por nada es el director de pruebas de automóvil) y aún así llegamos a las 5 y media a la redacción. Qix estaba parado de pestañas y molesto, en fin... llegué a apurarme, corretear a todos y al fin ahorita hemos terminado el autocatálogo. Solo falta quemar los cd´s para enrtegar a producción.

Cerramos el día a esta hora aún en el trabajo viendo el partido de los Pumas (Goooya!!!) y cenando aquí unas ricas pizzas... me muero de cansancio.