El gato triste y azul

martes, enero 11, 2005

La noche del viernes

Escribo antes sobre lo que pasó el viernes porque curiosamente tiene que ver con algo q pasó esta mañana...

Lo conozco desde hace tiempo, digamos un año cuando mi bar favorito en Toluca era La Criba. Nos habíamos visto un par de veces de lejos, coincidiendo en algun lugar, habíamos platicado solo una vez.

El viernes había quedado de ver a mis amigos del Tec en La Estación. Salí de mi casa a eso de las 9 y media de la noche y me encontré a Tommy, que iba por su novia que vive en el edificio frente al mío, pasamos por ella y nos lanzamos allá. Llegamos y para variar estaba hasta el gorro, ni una mesa disponible, así que nos fuimos al fondo a esperar que se desocupara alguna y a esperar a los demás.

En la mesa de siempre estaba él con algunos amigos. Nos vimos y nos saludamos, platicamos un ratito y cada quien siguió con lo suyo. Nadie llegaba. Tommy comenzó a desesperarse y yo también. De repente escucho un: ¿No estás tomando nada? y yo: no, creo que ya me voy porque no hay lugar y mis amigos no llegan. Uy, no hubiera dicho eso porque en menos de dos minutos ya estaba sentada en su mesa y con una cerveza enfrente.. jeje.

Platicamos y platicamos... Tommy consiguió mesa y decidió esperar a ver quien llegaba. Mas tarde llegó Alex, pero se encontró a unos amigos y se quedó en otra mesa. Después Rafa pero yo estaba muy a gusto con Toño así que solo saludé y no me moví de ahí. Todos quedamos en mesas distintas pero la pasamos muy a gusto, eso les pasa por impuntuales, jaja!

Fué una noche muy interesante, de plática amena y divertida, de encuentros... de darme cuenta de lo zonza que soy a veces queriendo estar con quien no quiere estar conmigo (como bien lo dijo mi amigo Sergio); cuando hay gente que haría lo que fuera por mi. Lo único que me da coraje es que haya re-aparecido en mi mundo ahora, justo cuando yo me voy de Toluca. Me acompañó a casa, se despidió y quedamos de vernos pronto, de hablarnos... yo no lo hice, no quiero comenzar a hacer castillos en el aire, el tampoco habló así que todo estaba como imaginaba que estaría. Esta es la foto de esa noche:

TrackBack



Hoy en la mañana salí una hora más temprano que de costumbre, por el trabajo acumulado y la urgencia por terminar. Comencé a recorrer las dos cuadras que separan mi casa de la parada del camión cuando escuché un ¡Caro!... Volteé y era Toño... (trabaja en una empresa que está a un lado del conjunto donde vivo pero nunca habíamos coincidido). Bajó del coche a saludarme muy efusivamente, me dijo q no me llamó porque no supo donde dejó mi numero... lo anotó de nuevo. Quedó de hablar para salir pronto... yo ya no sé qué pensar. No me hago ilusiones, dejaré que las cosas pasen como tengan que pasar, qué mas da... mientras comienzo el día muy, muy contenta, eso si...